sábado, 18 de abril de 2009

Asturias, suspenso en software libre

Con un gran esfuerzo de unos jóvenes entusiastas a través de su organización Asturlinux y como acto central de esta semana de actos celebrando su X aniversario, se presentó este sábado 18 de abril en Oviedo, Centro Cultural de Cajastur, una jornada muy importante no sólo por su contenido sino también por la importancia de las personas que venían de fuera a participar en ella. Al final, sentados en línea, tres representantes del Principado de Asturias, CTIC y Universidad de Oviedo dejaron constancia clara y explícita de que precisamente esas tres entidades son las que más obstaculizan la extensión del software libre en Asturias.
Como asturiano sentí vergüenza ajena al ver todo lo que el Principado aporta al desarrollo del software libre en Asturias y sentí envidia “muy sana” por lo que escuché de los representantes de las comunidades compañeras Junta de Andalucía y Junta de Extremadura de las cuales podríamos copiar aunque sólo fuese un poquito del desarrollo de la informática en el apartado educativo.
Como socialista me sentí muy orgulloso de lo que los compañeros andaluces y extremeños han hecho en estos últimos años y me sentí muy contrariado por el escaso compromiso de mi partido y de mí mismo con este área tan importante para el desarrollo de los jóvenes asturianos en este momento.
La jornada comenzó con una exposición de lo que ha supuesto la existencia de Asturlinux en estos diez años de existencia como principal asociación de usuarios de Linux en Asturias. En las fotografías se veían caras conocidas de la Escuela de Informática y así lo reconoció orgulloso Darío Alvarez, representante de la Universidad de Oviedo en este evento. Está claro que es importante implicar aún más a los más jóvenes en este tipo de asociaciones aunque todos sabemos lo difícil que ésto resulta en la actualidad. Se notó, y mucho su ausencia en la jornada, y eso que no es época de exámenes.
A continuación intervino Iván Frade. Es ingeniero en Nokia, donde trabaja para Maemo como desarrollador de “tracker“, proyecto software libre para recoger e indexar metadatos ofreciendo a las aplicaciones un acceso más semántico al contenido. Socio de AsturLiNUX desde 1999, ha realizado diversas contribuciones en la plataforma GNOME. Hay que agradecerle el esfuerzo que supone tomar tres aviones para llegar hasta Asturias desde Helsinki. Su intervención fue absolutamente memorable sobre todo por la sencillez y al mismo tiempo seguridad en su fluida comunicación y perfecta estructura de su presentación en la que habló entre otras cosas y fundamentalmente de Maemo. Su cercanía y sencillez engrandecía aún más su exposición en la que la monotonía estuvo siempre ausente y las frecuentes sonrisas arrancadas al público por sus ingeniosas reflexiones pusieron la guinda a una tarta exquisita que supo a poco. Me hubiera gustado que siguiera hablando de su proyecto actual, pero al final el tiempo acaparado por las típicas preguntas de cierto afán de protagonismo de algunos asistentes sobre políticas comerciales y similares nos lo privó.

Después de un “coffee break” en el que me encantó hablar con Darío Alvarez de la Universidad de Oviedo sobre los viejos tiempos y sobre algunos temas actuales que nos preocupan volvimos a la sala para escuchar a Rodrigo Salvador del Centro de Gestión Avanzado de Centros TIC (C.G.A.) nos contó cómo la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía utiliza el Software Libre para gestionar su red educativa. Estos servicios se concretan en la administración de servidores y redes locales de la Red de Centros TIC, Centro de Atención a Usuarios, y de soporte de conectividad al resto de los Centros Educativos Públicos de niveles no universitarios de Andalucía, así como el mantenimiento y actualizaciones de paquetería del Sistema Operativo (SO) de fuentes abiertas Guadalinex instalado en los centros educativos. Está claro que el esfuerzo realizado hasta la fecha es un claro caso de éxito que se podría tomar como referencia.
También aproveché para conocer personalmente a Luis, Samuel y Myriam, de Asturlinux y de paso disculparme por algún comentario desafortunado que erróneamente vertí en alguno de los artículos últimos escritos por este mordaz teclado. Además tengo que agradecerles la felicitación que hicieron a mi hijo, Luis Iván sobre su último trabajo: Asturix.

La mesa redonda, que por cierto era rectangular, estaba repleta de personas. A mí me encantó la intervención de Andrés Gómez que trabaja como Ingeniero Informático en Igalia. Creo que es un caso de éxito de utilización de software libre en el mundo de la empresa y le felicito por el tipo de organización que han conseguido en su empresa, ejemplar en el mundo de la cultura emprendedora. También estuvo muy brillante José Luis Redrejo. Asesor técnico docente de la Consejería de Educación de la Junta de Extremadura. Forma parte del equipo de desarrollo de LinEx, es responsable de la estructura informática de los centros extremeños y del software que se instala en ellos. También es desarrollador oficial de Debian y ha recopilado y empaquetado para su uso sencillo diversas aplicaciones de uso educativo como Jclic, Squeak, recordmydesktop, etc. Nos contó cómo un político tomó la decisión acertada de lo que hicieron allá, lo cual puso de manifiesto la importancia de algunas decisiones políticas en la vida de los ciudadanos. Aportó una realidad como una catedral o mezquita de grande: en la actualidad se observa que muchos informáticos se oponen frontalmente a la implantación del software libre (lo que está pasando en Asturias), pero la realidad se impone sobre los caprichos de algunos funcionarios que no quieren realizar el esfuerzo de ponerse al día en las nuevas técnicas implementadas desde la realidad cotidiana de lo que nos rodea.

También estaba en la mesa Rodrigo Salvador que volvió a intervenir, gran conocedor de una estructura organizativa de la que pueden estar muy orgullosos en la Junta de Andalucía.

Sobre el resto de los presentes, más bien se puede decir que estaban de relleno porque ninguno aportó prácticamente nada interesante. Darío Alvarez aportó preguntas con la intención de dinamizar un poco el debate. Sobre el resto ya prefiero ni hablar porque a veces la verdad duele mucho.

Conclusión:

Asturlinux, un 10. Sobresaliente en todo.
La comunidad educativa asturiana un cero. Sólo un profesor con inquietudes personales planteó alguna pregunta, más bien reflexiones interminables.
Me han vuelto a decepcionar los estudiantes universitarios, sobre todo los de Informática. Parece que si no dan créditos no van a ni al cine. Han desaprovechado una ocasión única en Asturias. El martes viene Barahona. A ver qué pasa.
Una gran decepción también del mundo empresarial. El software libre está en un momento de explosión y representa una opción de desarrollo de nuevos nichos de mercado. Las empresas asturianas están en otra onda.
Yo, encantado y muy agradecido. Me voy a hacer socio de Asturlinux. Hasta ahora no quería para que no pareciese que sólo lo hacía por la espicha.