domingo, 30 de marzo de 2008

El modelo Oviedo bibliotecas


En su afán por modernizar los servicios del ayuntamiento y de por supuesto optimizar los costes de los mismos, el Ayuntamiento de Oviedo está elaborando un plan modelo que va a ser eso, el modelo de algunos ayuntamientos de España.

Aunque aún no se ha publicado el proyecto parece que consiste en un servicio de videoconferencia mediante el cual te diriges a un bibliotecario virtual que te ayuda a elegir el libro adecuado, el cual, en formato pdf podrá ser consultado a través de la pantalla del ordenador e incluso, como ya nos tiene acostumbrados el Ayuntamiento de Oviedo en el uso de las PDAs, poder almacenarlo para llevarlo en el bolsillo a la playa, al pueblo el fin de semana o donde queramos. Se están buscando los procedimientos adecuados para saltar el escollo legal del copyright pero es “pan comido” para los expertos técnicos que tiene el ayuntamiento en ese campo.

Por ahora, aunque no ha trascendido del todo la noticia, hay rumores de que, ante la falta de servicios de biblioteca en algunos barrios que están creciendo bastante (no olvidemos que la ciudad de la que hablamos ha aumentado en varias decenas de miles de ciudadanos en los últimos años) esta será la solución definitiva ante la creciente demanda de las asociaciones de vecinos. La plataforma para poner en marcha el proyecto parece que va a ser Second Life. Todo indica que durante esta Semana Santa, los incendiarios se han arrepentido y ya no van a destruir más (recordemos el incendio del stand de Paloma Sainz), así que van a poner todos sus enormes conocimientos tecnológicos al servicio de la ciudadanía, como no podía ser de otra manera y van a construir una biblioteca modelo.

Así que todos estamos impacientes de que llegue el 30 de abril y veamos una realidad virtual impresionante de la que todos estaremos orgullosos. Los espacios tradicionales se van a mantener aunque con servicios muy mínimos y sin profesionales cualificados, es más, algún edil en su afán de ahorro cree que podrían llevarse a cabo con algunos reclusos de Villabona y ya están diseñando los test.

Todo lo anterior es pura ficción, pero no olvidemos que en muchos casos la realidad supera a la ficción, así que en esta trayectoria de los últimos años del Ayuntamiento de Oviedo, este es un caso más de negligencia y de falta de respeto a los ciudadanos que me sugiere el título del próximo artículo: “De la escoba de oro al libro de barro”.

Siempre dando la nota, con temas tan importantes como el de la cultura, Oviedo se erige de esta manera en el antimodelo de los servicios bibliotecarios. Ya hay comentarios por toda España de críticas a sus ayuntamientos en las que dicen textualmente cosas como esta: “Vuelvo a dar la voz de alarma, y en todo caso llamadme incendiaria si así lo creéis, pero creo que en la Región de Murcia nos acercamos cada vez más a la realidad de Oviedo” (http://indexmurcia.wordpress.com/2008/03/06/apei-con-las-bibliotecas-de-oviedo/)

Hay testimonios en la red que explican el caso perfectamente. Por ejemplo el de este enlace: http://listas.bcl.jcyl.es:81/read/messages?id=7612, o este otro: http://www.aabadom.org/noticias/Preocupacion-por-el-cierre-de-la-Biblioteca-de-Trubia.php.

Parece ser que, según “las malas lenguas” (es como me gusta llamar a mi fuente de información preferida, es decir los ciudadanos que aún no han sido convertidos al gabinismo), lo de las bibliotecas no es más que el principio de una era que podríamos llamar “el efecto Magdalena”. Se podría explicar de muchas maneras. Yo por ejemplo lo entiendo así: a mí me gustan las magdalenas con leche, o con chocolate, pero desde el ayuntamiento creo que pretenden que nos la traguemos “¡a hostia limpia!”, y perdonen la expresión que no acostumbro a usar pero es descriptiva. Así que ya saben, se acabó “el café para todos”, en Oviedo somos así, ahora está de moda “magdalenas para todos”, y el plural tiene sentido según mis fuentes de información, así que vayan preparando bastante leche, chocolate, o lo que prefieran…

1 comentario:

Dumuro dijo...

SECURITY CENTER: See Please Here